Alguma coisa acontece

Almeida Júnior
Almeida Júnior

Sao Pãulo pode reunir muitos dos segredos de uma massa itinerante e de uma força centrífuga multicultural, o que faz a região ser o centro da energia, musical e laboriosa, de um povo em estado de mudança, bandeirante e empresário, caipira e vagabundo urbano. As raices do café, da riqueza da terra, até a virada do centro ativo e político do império português na América, do litoral baiano ao Rio de Janeiro, da Bahia de Guanabara à terra da garoa, fizeram dela o cenário de uma imigração e crescimento vertiginosos e desmedidos. A sensação de temor que gera sua imensidão, sua imagem noturna interminável, bem pode achar opostos na indefinível calma do café no meio da humanidade sem trégua; de uma imagem do Almeida Júnior, a mudança do tempo e da geografia, a conugação do progresso con os mistérios do terreiro do litoral, ainda presentes na pele e no sorriso da mocidade. A simpleza da gente, as muitas caras da cidade, a poesia oculta no mar de concreto e na arquitetura erguida, entrelaçam trilhos e fumaças, naturezas nos olhos, sons de caixas e ritmos de eletricidade, correntezas urbanas e chuvas suaves.

carmelo-gentil-filhobrasil-1955-dia de chuva
Carmelo Gentil

………………………………………………….

 

imagen puerto

 

Buenos Aires era solo San Telmo. Poco más del  puerto viejo por la calle Defensa hacia la Plaza Mayor. El barranco del Parque Lezama de la fundación mítica, que une el barrio de Mafalda con las casas de italianos y las barracas del Riachuelo, tuvo un centro de esclavos y fue pasaje de la milonga sureña hacia el mundo; hasta hoy concentra el sonido de tambores que se cuela en la vida artística. Si la ciudad nació por la Boca del río, el ritmo llegó de Dock Sud y la Isla Maciel, regando la orilla hasta el Puente Alsina. El comercio ilegal en barcos y suelos anegados, los cueros de la campaña, el cuchillo y el almacén hicieron la Santa María de la Magdalena, zona ganadera hacia el sur, y cerealera en el resto de la pampa redonda, que construyó la riqueza del barrio norte. Al igual que en Rio Grande del Sur, la carne y el puñal hicieron la leyenda. También fue vertiginoso. La “cara europea” no oculta el arte venido del interior, nutrido de magias de tierra o de mar lejanas, como sus bordes fabriles que hicieron el resto. El romance de Evita con Magaldi puede resumir mejor el tango que se armó a la vuelta del progreso. Al fin y al cabo, sigue siendo un pueblo, a dos cuadras de Corrientes.

collivadino-12

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s