Archivo de la etiqueta: Ariel Kocik

Gardel de Avellaneda

pio-riachuelo

Más allá de Francia, de Nueva York y de Palermo, entre el Abasto y Montevideo, su patria fue también Avellaneda. Al doblar el siglo, el sur de Barracas era la atracción prohibida del juego, la apuesta y las “pupilas”. Un francés gordo y atorrante cantaba en la calle Humahuaca, enfrente del mercado popular. El dueño del bar, puntero de Balvanera, estaba ligado al jefe político del sur, don Alberto Barceló. Amistades en común, un bandoneonista lo vinculó con Juan Ruggiero, el malandra de Dock Sud que lideraba el comité conservador de la calle Pavón, enfrente al frigorífico La Negra, y también manejaba el “escolaso” que a él tanto le gustaba. El cantor alegró las noches donde se preparaba el fraude electoral, y la gente de la capital jugaba sin trabas. Los matones de Ruggierito acompañaban a los porteños a cruzar el río. Cierta vez Gardel se metió con la mujer de un hombre “de respetar en el hampa porteña” y así recibió el balazo que le quedó alojado para siempre. Buscó la protección de su amigo del otro lado del Riachuelo y el pleito motivó una negociación entre guapos conservadores y radicales.

riachuelo-industria

Ruggiero tenía un fiero competidor “peludista” y rivales como el Gallego Julio, pero esta vez habría advertido que “si tocan a Gardel habrá guerra”. Y el interesado pasó una temporadita en Uruguay para calmar las aguas y poner a salvo una voz única en el mundo. Avellaneda le había dado documentos, protección, amigos, pasión futbolera, juego y milonga. Una tierra que tenía todo lo que la policía de la capital podía censurar y el tango necesitaba. El principal burdel de la Isla Maciel, el Farol Colorado, estaba a una cuadra de la escuela primaria. Cientos de pupilas brillaban en los cuarenta puteros de la isla y regaban la orilla hasta el Puente Alsina y Pompeya, a dos pesos la noche. El cruce de las calles Pavón y Mitre, Avellaneda a un paso de la capital, ofrecía muchachas rubias “importadas”. Gardel fue un ídolo carismático de los conservadores de zonas fabriles donde los obreros temían el crumiraje patronal. Los matones de Barceló llegaron al crimen político. Pero el ámbito dejaría paso, también, al humanismo social con herencia libertaria. Ver 17 de octubre de 1945

puente-alsina

Fuente: “Ruggierito”, por Adrián Pignatelli, para la revista Todo es Historia.

Pintura Pío Collivadino.

Barcos y palabras inglesas en el río de la Plata

031
Pagos de la Magdalena. El Saladero.com

Kocik. En el fondo del río de la Plata hay mil barcos hundidos de España, Inglaterra, Francia y otras naciones. Buenos Aires siempre practicó el contrabando. Los porteños rechazaron las invasiones inglesas de Phopam, Beresford y Whitelocke en 1806 y 1807, pero comerciaron con los británicos con cueros y carnes. La revolución industrial necesitó los saladeros del río de la Plata. Dicen que un capitán británico descubrió la carne envasada. Había playas de matanzas en la Santa María de la Magdalena. El presidente Bernardino Rivadavia sería criticado por los nacionalistas por su cercanía a la economía inglesa. El héroe naval argentino, almirante Guillermo Brown, era un marino irlandés con casa en el barrio Boca. Juan Manuel de Rosas, el “gaucho” rubio y ganadero que gobernó las pampas con violencia católica, ganaría fama por su combate al bloqueo franco-inglés, pero moriría en Southampton. Justo José de Urquiza lo derrotó a Rosas en 1852 con ayuda brasilera, y quedó abierto el camino para la Argentina liberal.

El Matadero Buenos Aires acuarela 1830
El matadero. Carlos Pellegrini.
marina penhos quilmes
Marina Penhos

Los frigoríficos o meat packings como Anglo se instalarían en orillas malevas de Buenos Aires, entre ellos La Plata Cold Storage y más tarde Wilson. Los trenes ingleses llegarían hasta la señorial Córdoba y la bella Tucumán. Un ramal bonaerense, nacional, sería luego The Buenos Aires Western Railway. Catamarca, provincia con rico pasado nativo, tiene un pueblo llamado Londres.  Un nuevo deporte llegaba a Sudamérica. Los ingleses trajeron el fenómeno al puerto y a los ferrocarriles. Buenos Aires y Montevideo abrazaron la pasión por el fútbol. Brillaba el Alumni  club. Palabras como off-side, center-half, win, foul or referee derivarían en orsai o referí en las tribunas populares. Algunos clubs fundados por ingleses, como Quilmes Athletic Club, no permitían el ingreso de argentinos. El rival fue Argentino de Quilmes, cuyo símbolo es el mate. River Plate o Racing Club también recordaban aquél origen.

5406-Anglox10
Frigorífico Anglo de Dock Sud. Histarmar.
cámara
Enzo Bordabehere fue asesinado en el parlamento argentino.

En política, los nacionalistas denunciaron la alianza con Inglaterra como colonial, y los liberales la celebraron como fuente de riqueza.  Fue famoso el tratado Roca-Runciman con Gran Bretaña. El senador Lisandro de la Torre denunció a los frigoríficos ingleses y norteamericanos. El corned beaf y el chilled beaf eran producidos a costa de un inmoral trabajo standard, impuesto por míster Swift en Chicago,  y de estafas al Estado nacional. El compañero de la Torre, Enzo Bordabhere, fue asesinado en el parlamento argentino por un matón conservador. Juan Perón diría que odiaba a Inglaterra y admiraba a Alemania. “Mate sí, whisky no”, se cantaría. Fue famosa su dialéctica con el embajador norteamericano Spruille Braden, pero luego se llevó bien con otro embajador gringo, Stanton Griffis. Evita no visitó Inglaterra en su gira por Europa: los laboristas podían agraviarla. El Labour Party, fuerza de los hijos de escoseses y humildes reunidos en los trade unions, tuvo que ver con el Partido Laborista, la organización de los trabajadores argentinos que dio origen al peronismo.

casa inglesa

 

609071_560_480
Quinquela Martin.

Berisso, emblema de progreso argentino, tenía su famoso bar inglés Dawson, que reunía idealistas políticos. Según la leyenda allí paraba el mariscal yugoslavo Josip Broz, alias Tito, siguiendo noticias de su tierra. Un café emblema de la bohemia porteña, en pleno centro-sur histórico, fue justamente el Británico, cuyo nombre fue cambiado durante la guerra de las islas Malvinas en 1982: era el Tánico. Más bacán y conocido es el café London de Julio Cortázar. Justamente los artistas de rock enfrentaron el desafío de cantar en español una música cuyo origen parecía ser el sur norteamericano o la campaña inglesa. Los Rolling Stones o los Beatles no se mezclaron al principio con el tango, aunque sí con el samba en el Brasil. Si los Beatles eran hijos de la clase obrera, Luis Alberto Spinetta y Charly García eran rebeldes de la clase media alta. Una duquesa de Norfolk dijo que el tango era “contrario a las buenas costumbres inglesas” (1), pero era bailado en hoteles de lujo. Más romance tuvo, sin embargo, con el París nocturno donde varios extrañaban la calle Corrientes.

(1) Referencia de Carlos Fuentes.

A vítima portuguesa do peronismo

trem lisboa

Argentina teve uma lei agressiva, feita para reprimir aos trabalhadores imigrantes, entre eles muitos italianos ou espanhois que foram lendários grevistas do porto no tempo do pais rico e conservador. Desde 1902, a chamada “lei de residencia” foi combatida pelo movimento dos trabalhadores. No entanto, ninguém lembra que ela também fez parte da doctrina peronista em 1949, até hoje considerada progressista ou popular. A chamada “lei de residência” nao foi aplicada contra estrangeiros perigosos como anunciáram os deputados do Juan Perón após da guerra mundial. Teve um outro uso. O trabalhador do petróleo Antonio Guerreiro Apolónio, quem nascéu em Portugal e morava na Patagonia, ficou preso por um ano e logo foi entregue à poícia do ditador Antonio Oliveira Zalazar, quem fora visitado pela Evita na famosa viagem à Europa. O governo “justicialista” ultrapassou o texto da lei escrita pelo Miguel Cané em 1901, estabelecendo o destino final da vítima deportada, numa tirania, negando a possibilidade de obter um refúgio no Uruguai ou no Brasil. Alguns advogados procuraram um refúgio na Holanda para o trabalhador Apolónio, mas o governo de Perón deixou ele direitamente nas mãos da polícia portuguesa em 1950.

17510334_uRwCO
História de migrantes portugueses. Mário dos Santos Lopes.

O mundo do trabalho tinha de tudo: um grande laborista, o portugués Luis Jorge (Espagueti), protagonista do 17 de outubro de 1945, maior movimento social da América do Sul, tinha o sangue lusitano que também fazia sentir orgulho ao maior escritor argentino. O sul de Buenos Aires que cativou ao Jorge Luis Borges era diverso: a lei da residência era um atentado contra uma comunidade imigrante plural e solidária. Também não faltaram vítimas italianas, embora ese fosse o sangue dos funcionários que ordenavam as detençoes. O presidente Juan Perón falava que amava Italia e o ministro Angel Borlenghi era filho dum humilde trabalhador desse país. Como maior paradoxo, muitos chefes do nazismo fugiram para a Argentina, morando em San Carlos de Bariloche, Buenos Aires ou Córdoba, sem que fossem considerados “estrangeiros perigosos”. Até hoje é um tópico negado na universidade.

imagen
Sul da Argentina. Refúgio de muitos alemães fugitivos. Imagem Gabriela Dupuy.

Ver: Cuentos peronistas

The libertarian force

 

borges - 1

A democratic leader, during the time of war against fascism, received an award this year for a constancy to the creed of freedom, amid jolts of violence and corruption in the country. Nestor Grancelli Cha formed this loyalty at the very beginnings of the anti-fascism era, with teachers such as Alfredo Palacios, the first socialist deputy of América, who honored him by his achievements and protected him in his house.

He emotionally remembered his “compañeros”. His generation inherited the best of thouse capable of organizating the country in the 19th century. The reformist  critized and improved that project around 1918, when the university reform spread to South América and led the cultural force against violators.

con frondizi-1

 

There was a stronghold on the authoritarian system, where there was no maturation or benefits to reap. Grancelli Cha, who was very young at the time, denounced louded in front of thousands of people, that Perón had a “sinister plan” that the student movement would not support. Hours before in October 17, 1945, he faced a shoutout in Plaza San Martin in Retiro.

He also defended Guatemalan revolutionaries and supporters of Colonel Jacobo Arbenz, who were persecuted in Buenos Aires in 1954. And after 1955, he protected persecuted peronists, with the sologan “legalidad para todos”. Many like him, believed that Arturo Frondizi offered a successful continuation of the Juan Bautista Alberdi project. Although violence overtook everything, the generation of 45’ continued to believe in their ideals.

alfonsin - 1

Ver: Cuentos peronistas

El mito del rock en los ochenta

gulp

Antes de ser un fenómeno masivo, habían merodeado las noches de San Telmo, seguidos por bohemios y artistas. Provenían de los creativos años 60’ de La Plata, ciudad universitaria, donde los jóvenes importaban influencias musicales y modos de rebeldía pacíficos. No solo de Europa. También hubo una época libre en Brasil, en que algunos argentinos frecuentaban un morro lindero al barrio viejo de Rio de Janeiro.

La Plata reflejó un fenómeno mayor: los jóvenes de clase media rechazaban el mundo de sus mayores, en particular en el “primer mundo” con cierta bonanza económica, que permitió impulsos como huir al campo para vivir comunitariamente. En la Argentina, los chicos rechazaron el tango, que luego volvería. La calle Corrientes, pionera en la cocaína tanguera, ahora refugiaba hippies locales y activistas políticos. Por allí pasó el poeta carioca Vinicius de Moraes.

bar británico
Bar Británico. Viejo centro de bohemia y rock nacional.

Gulp, primer disco, aparece en 1985 y refleja un sentimiento de jolgorio. Llegaban libertades nuevas al país. Los Redonditos no eran un grupo militante, sino más bien anárquico, liderando la escena. Los ochenta eran una explosión creativa para el rock local. Soda Stereo sería la banda argentina con más proyección internacional.

Le seguiría el segundo disco, Oktubre, muchas veces considerado el mejor de la historia, retratando un contexto de cierto intento, por recuperar el sentido de algunas luchas libradas en el terreno político. La creatividad derivaría en canciones masivas y una popularidad interminable.

En los noventa, con desempleo y crisis, el rock se pareció al fútbol en grandes estadios. Si sonaban cada vez mejor, la frescura artesanal inicial tomaba otro color. Separados, parecieron aceptar condiciones y amistades políticas. Un viejo amigo de la banda afirmó que sus canciones tienen olores del mundo imposibles de conciliar con su postura más reciente de millonarios distantes.

Fragmento de nota de 2007, por Ariel Kocik.

El programa de Perón

el-programa

Se ha dicho que la izquierda criolla, sin masa obrera en 1945, sobre actuó tardíamente su simpatía por el alboroto social. Muchas minorías adulande un modo u otro al peronismo, con cierto papismo mayor al del papa. El comunismo denunciaba al naziperonismo, pero luego exaltó a sus herederos, con el mismo celo militante. Las cartas estaban dadas de modo diferente durante la segunda guerra mundial. El comunismo se alió al nacionalsocialismo en 1939, mientras Perón estaba por Europa.

plaza balcon
El mito hasta hoy.

Cuando Hitler rompió el acuerdo, los seguidores de Stalin se convirtieron en furiosos enemigos del nazismo, al que percibían en la Argentina. Luego de 1955 serían, con entusiasmo, denunciantes de los gorilas adversarios de Perón, buscando entrar al movimiento. Se olvidarían viejos desencuentros. Pero quedaron registros. La gente de izquierda atestiguó el inicio de la inflación en el país, y lo fechó antes del fin de la guerra, en plena era de vacas gordas. Según ellos, el programa era suba de precios y represión.

Ver Cuentos peronistas

Ver: El Laborismo, línea Cipriano Reyes, por Ariel Kocik, publicado en el libro Laborismo, el partido de los trabajadores (Capital Intelectual) 

La época de oro

pedernera2

Racing había sido el club popular en años de Gardel, quien abrazó esa pasión en Avellaneda, donde también se hizo conservador. Transcurriendo la década infame, el club River Plate amasaba una cantera de talentos. Carlos Peucelle y el gran Bernabé, citado en algún tango, anunciaron años de gloria. Al empezar el decenio que sería peronista, alumbró un equipo que hasta hoy resuena como el mejor de la historia. José Manuel Moreno fue el crack indiscutido de la máquina de River, pero Adolfo Pedernera era el genio estratega.

Luis Medrano.

Moreno era un jugador completísimo, gambeteador y cabeceador, con un magnífico estado físico. Venía de la Boca, bailaba tango y tomaba vino. Pedernera era, aseguran, una mezcla de Di Stéfano con Pelé, también amigo de la noche. Galeano cuenta que el Che Guevara llamaba a su compañero de viaje, Pedernerita, como un elogio máximo. Otra estrella era Angel Labruna. Una vez no se sumó a un paro, y sus compañeros dejaron de invitarlo a la farra.

di-stc3a9fano2

La máquina brilló fugazmente y se desarmó por el mercado pirata de entonces. Pero pronto surgió Alfredo Di Stéfano, una flecha de Barracas, y del Uruguay vendría Walter Gómez, trenzando paredes con Labruna y Lousteau por unos años. Gobernaba el país el general Perón, que era de Boca o de Racing, según se mire. A él, los jugadores le dedicaban triunfos. Un cantito de la hinchada de Boca fue adoptado por los descamisados como canción electoral. Ser conservador y de Racing, dejó paso a ser de Boca y peronista, juntando pasiones populares.

Luis Medrano.

Por lo demás, Argentina se sentía potencia en todo. En fútbol, el orgullo criollo recordaría que la selección no ganó más copas del mundo, porque en sus mejores años no había mundiales, por la guerra de Europa. Los años de fragua del laborismo y del peronismo fueron, entones, la época de oro del fútbol argentino. El hermano sudamericano, Brasil, aún no había ganado títulos del mundo. Uruguay sí era campeón y rival durísimo. El maracanazo charrúa de 1950 pareció confirmar que en el río de la Plata se jugaba el mejor fútbol del mundo. Pero venían los años de Pelé y Garrincha y una avalancha de conquistas brasileras. Ver: http://www.cuentosperonistas.com

A origem do Mercosul

Era casi un cuchitril
el de la calle Brasil
allí vivió humildemente
un honrado ciudadano
por dos veces presidente
(Tango para Hipólito Yrigoyen)

XulSolar4
Xul Solar

Na América do Sul é conhecido Juan Perón. Más antes dele, Hipólito Yrigoyen foi o líder popular que quis converter à Argentina rica num pais “sin desamparados”, nem ódios de classes. Ele foi chamado “el hombre del misterio” como também o “compadrito de Balvanera”, pelo seu jeito malandro e calado. Até “el peludo”, animal que nem se mostra. Sendo Presidente, ele morava na total humildade no bairro portenho de Constitución. O seu governo aconteceu num momento de grandes conflitos sociais no mundo, com ativismo anarquista e repressões. Mas a estima do povo nem alterou-se.

Precursor da união da América do Sul, ele combateu as agressões dos Estados Unidos no Caribe, defendeu a soberania das “hermanas naciones” e denunciou a guerra mundial: “La Argentina no está contra nadie, sino con todos y por el bien de todos”. O brasileiro Oliveira Lima escreveu: “estou encantado com ele. Nem recebe seus salários, que doa inteiramente para o bem público”. O uruguaio Luis Alberto Herrera falou: “Para los sudamericanos, Yrigoyen encarna una nueva y gran política de solidaridad continental”. O golpe militar de 1930 acabou com seu governo. Ja velho, ele tinha advertido a crise mundial, e a necessidade do desenvolvimento, hoje objetivo da região.

Ver: http://www.cuentosperonistas.com

Angola, na Argentina

antonio
Antonio Militão dos Santos

Não é muito conhecida, na cultura argentina, a influência negra. O tango faz parte da música viva do rio e da terra, e a origem dele teve sons  que não ficam longe de místicas no ar de Montevideo ou do sul. Na bagunça do porto misturavam-se as novidades europeias com os ritmos cubanos e expressões italianas. Palavras como tango, quilombo ou milonga nem são espanholas. Os tambores marcaram os ritmos populares, até misturados com magia indígena. Os “acadêmicos” do tango nem se lembram da essência popular.

caval
Emiliano Di Cavalcanti

Angola faz parte do Brasil, mas também deixou marca na Argentina. A cara europeia portenha nem pode ocultar raízes de terra que integram paixões nacionais. O maior movimento social do país rende tributo aos lendários tambores duma murga. Até hoje um protesto ou um jogo não são os mesmos se não tiver um bombo ou tambor. Os sons do carnaval invadiram os portais antigos dos centros americanos, na Argentina, no Uruguai e no Brasil. Atualmente, em Buenos Aires se sabe que muitos negros fizeram parte da liberação da Argentina, Chile e Perú, no exército dos Andes do San Martín.

figari
Pedro Figari

Germanos en Sudamérica

remanso-002
Gabriela Dupuy

La Argentina  y el Brasil son mezclas de cultura. Ciudades como San Pablo y Buenos Aires no eran tan importantes como México o Lima en tiempos coloniales, pero crecieron con la inmigración y el comercio. El Brasil afloró en el nordeste pero descubrió la riqueza de Minas Gerais y su puerto de salida, Rio de Janeiro. Portugal y España tuvieron disputas en América, por tierras como el Uruguay. La corona portuguesa se trasladó a Río de Janeiro cuando Napoleón invadió Iberia.

imagen
Imagen de la Patagonia. Gabriela Dupuy.

En el río de la Plata estalló una revolución radical de independencia. Brasil avanzó hacia una república. La constitución argentina formó un país con cara europea en Buenos Aires y raíz indígena del interior. El sur de Brasil también mezcló influencia europea con cultura africana del nordeste. Una de las migraciones que hicieron la patria nueva, fueron los alemanes.  Nunca tantos como los italianos, pero había tanta cultura germana en Buenos Aires, Córdoba y la Patagonia, que hubo barrios, calles y edificios que no parecían América Latina.

casitaalegre-1
Dupuy

La iglesia vieja, al sur de la Plaza de Mayo, fue obra de un alemán. El Obelisco porteño fue diseñado por un argentino hijo de un alemán. La embajada alemana tuvo una gran influencia, con sus propios medios de prensa. El sur fue el refugio natural de muchos fugitivos de la guerra, durante el gobierno de Perón. Algunos pasaron por Bariloche y por el sur brasilero. Jorge Luis Borges, admirador de Alemania y enemigo de los fascistas, escribió Deutsches Requiem, donde dice que las ideas autoritarias no hacen a la esencia de ese país.